Entre olor a aceituna y tambores, crece el más preciado fruto de Andalucía; testigo de la historia del sur y protagonista de la dieta mediterránea.

El sol de Baena y el esfuerzo de generaciones de cordobeses, son el pan que nutre al olivo, pues cuando hablamos del aceite, no sólo nos referimos a un alimento. Es por ello por lo que la UNESCO le reconoce como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Andalucía es la cuna del Aceite de Oliva. Sus extensos campos de olivos hacen que el sur de España sea la mayor productora del país, ya que el 80% del total ve la luz en tierras andaluzas.

LA COOPERATIVA. DEL CAMPO A LA BODEGA.

Al ritmo de los coliblancos y colinegros nació la Cooperativa Olivarera Nuestra Señora de Guadalupe, ubicada en Baena y equipada con todo lo necesario para llevar el Aceite de Oliva del campo a la despensa.

Tras la recogida del fruto, la aceituna es sometida a un proceso de limpieza y queda almacenada en 24 tolvas a la espera de ser molturada antes de las 24 horas.

En la cooperativa, contamos con cuatro líneas de molturación y dos martillos porcada una de ellas. Una vez machacada la aceituna, la masa llega a las batidoras para luego pasar al decanter y posteriormente a las centrifugas verticales, donde se realizan una segunda y primera extracción dependiendo del tipo de AOVE. Finalmente, el aceite llega a las bodegas para su posterior envasado antes de llegar a las cocinas de las abuelas andaluzas.

DENOMINACIÓN DE ORIGEN

En el corazón de Andalucía, entre campos fértiles y pueblos blancos, se encuentra la comarca de Denominación de Origen de Baena; donde la aceituna crece en un ambiente único bajo el sol del sur.

Los aceites de la Olivarera cuentan con la Denominación de Origen por parte del Consejo Regulador, el cual cuenta con un Comité de Calificación que tiene la función de regular el Control de Calidad y la Certificación del aceite.

En los registros de la D.O de Baena, están inscritos 8 términos municipales: Doña Mencía, Luque, Nueva Carteya, Zuheros, Albendín, Castro del Río, Cabra y Baena; todos al sur de la provincia de Córdoba, entre la campiña y las estribaciones con la serranía subbética.

Solo serán aceites de oliva vírgenes extra certificados, aquellos que posean adheridas las contra etiquetas o precintas de control otorgadas por el Consejo Regulador tras superar los controles de calidad y origen.

En definitiva, se trata de una calidad acreditada desde antaño con raíces en el origen de Baena y que hoy es tutelada por la Denominación de Origen y su Consejo Regulador.

COMPROMETIDOS CON EL MEDIOAMBIENTE

La Olivarera Ntra. Sra. de GUADALUPE mantiene un sólido compromiso con el medio ambiente, cuidando su entorno y estableciendo un plan de gestión de residuos donde el agua usada para lavar la aceituna es depurada para su posterior vertido al cauce público.

Así mismo, la hoja de la aceituna y el alperujo, se envían a nuestra central de residuos. Del alperujo, obtenemos Aceite de Orujo para su comercialización. La hoja de la aceituna, el hueso y el orujillo se queman para producir electricidad controlando las emisiones de partículas y monóxido de Carbono (CO).

NUESTROS PREMIOS

Nuestro aceite cuenta con:

  • Medalla de plata del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Baena en los años 1992, 1994, 1995, 1997, 2005, 2008, 2011.
  • Medalla de plata en el concurso internacional de Montoro años 1994 y 1996.
  • Medalla de oro del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Baena años 1996, 2000, 2004, 2009 y 2010.
  • II Premio del concurso internacional del Consejo Oleícola Internacional año 2002.
  • Accésit del Ministerio de Agricultura modalidad aceites verdes dulces año 2004.
  • Primer premio Frutado maduro, Diputación provincial de Córdoba 2010.­­­